La quisiera lo más sencilla posible: desnuda, esencial, inocente.

Como un pueblo.

¿acaso soy yo
una bendecida por los dioses?

¿acaso tu amor
puesto sobre la mesa
alrededor de las frutas
es símbolo de paz
y de armonía?

¿acaso resulta que
venía sufriendo a baldazos
dolida como estaba me encontraste
cruzamos puertas hondas
regocijo?

¿acaso soy yo
que cosecho
mi canto?
¿o acaso sos vos
que cantás
como un pueblo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario